Terminos de garantía

Todos los catalizadores y los filtros de partículas diesel vienen con una garantía extendida de 2 años desde el momento de la compra (adicional a la garantía legal). Cuando el producto no cumple con los requisitos dentro de los 2 años posteriores a su compra es reemplazado inmediatamente o reparado por Rectidama después de pasar por el proceso de garantía. El cliente tiene el derecho de terminar la relación con Rectidama después de que el producto haya sido reparado o reemplazado si piensa que no se han cumplido las condiciones de la garantía. Las instrucciones de instalación siempre deben seguirse estrictamente.

Catalizador

Un catalizador debe durar un mínimo de 100.000 kilómetros (62.137 millas). Si ese no es el caso, la causa de ruptura puede deberse a una de las siguientes razones:

  • Daño externo ;
  • Obstrucción o contaminación ;
  • Contaminación por combustible/anticongelante ;
  • Sobrecalentamiento ;
  •  La generación de ruido es un signo de que hay algún daño en el catalizador, preste mucha atención.

Ante alguno de los problemas anteriores, la garantía no cubre un nuevo catalizador. Rectifique el problema que ha causado la avería antes de instalar un nuevo catalizador. Si no rectifica el problema, el nuevo catalizador también puede romperse.

Filtro de partículas diesel (FAP/DPF)

En un motor que funcione correctamente el filtro FAP/DPF tiene una vida de entre 80.000 y 140.000 kilómetros. Un FAP/DPF es sólo un almacenamiento temporal de partículas, un elemento de cerámica cuya única función es capturar el hollín.

La posibilidad de que exista un error de fabricación en el FAP/DPF es casi nula. En la mayoría de los casos, Las instrucciones de instalación no se han seguido correctamente antes del reemplazo de la pieza original (o la anterior). Sólo cuando se siguen las especificaciones de colocación dictadas por la fábrica, los filtros de partículas funcionarán correctamente. Una sustitución que se haya hecho sin seguir las instrucciones del fabricante, hará que el filtro se llene de suciedad en breve espacio de tiempo. Si la colocación no se realiza de acuerdo a lo exigido por las instrucciones de sustitución, entonces la garantía no cubrirá un nuevo FAP/DPF.

Más información sobre catalizadores

Daño externo

El material cerámico que se encuentra en el interior del catalizador está hecho de un material ligero, de pared delgada y frágil. Está protegida por una capa aislante que mantiene el material en su lugar y, en cierto grado, proporciona protección contra daños exteriores. Sin embargo, si el catalizador es golpeado por los resaltos reductores de velocidad o por piedras en el camino, se pueden formar grietas en el material cerámico del catalizador. Un mal montaje o un sistema de escape roto también puede causar que el material cerámico se dañe. El uso de productos (sellantes, soldadura en frío, limpiador tratamiento para FAP/DPF, etc...) para hacer reparaciones en el tubo de escape también puede provocar que el material cerámico se rompa ya que, una vez que estos productos se han endurecido, podrían desprender fragmentos de los mismos y ser absorbidos por el catalizador, con tal fuerza que puede llegar a dañar e incluso romper el material cerámico.

Bloqueo o contaminación

El bloqueo o la contaminación de los catalizadores es causado por el uso de un combustible incorrecto. El combustible con plomo o aquél con sustitución de plomo deriva en obstrucciones en el material cerámico y, por tanto, que éste deje de funcionar. Ocurre lo mismo con el uso de aditivos en el combustible que no sean adecuados para los sistemas equipados con catalizador.

Contaminación por combustible/anticongelante

Cuando el aceite o anticongelante se filtra en el sistema de escape se puede bloquear el flujo de aire debido a que una capa de hollín se deposita en las partes cerámicas del catalizador. Estas incrustaciones provocan 2 problemas. En primer lugar, se dificulta la filtración de partículas nocivas de las emisiones de escape y, en segundo lugar, la incrustación hace que el núcleo se bloquee y no fluya el flujo de aire. Esto provoca mayor contrapresión y hace que los gases se filtren en el motor; Esto interrumpe el proceso de combustión del motor resultando en un mal funcionamiento del mismo, un sobrecalentamiento y una pérdida de eficiencia. Entre las posibles causas de este problema están el filtrado de las juntas, anillos de sellado desgastados u otras partes dañadas en el motor.

Sobrecalentamiento

Cuando el exceso de combustible se abre paso en el sistema de escape, seguirá en combustión cuando llegue al catalizador. Esto hará que el catalizador se sobrecaliente y se quemen los elementos metálicos que lo componen, lo que dará lugar a que el catalizador deje de funcionar. En el peor de los casos, el material cerámico puede incluso llegar a fundirse bloqueando el catalizador. Las causas potenciales de esto son una mala mezcla de combustible, un ajuste incorrecto del motor, bujías corroídas, sondas Lambda rotas o un mal funcionamiento de los inyectores.

Generación de ruido

Un catalizador no debe ser considerado como un silenciador, aunque tenga cualidades de insonorización. Un ruido anormal puede ser causado por un exceso de combustible que, al hacer combustión en el catalizador genera un silbido e incluso un ruido. La causa es la combustión de la capa protectora aislante que hay alrededor del material cerámico. Debido a esto, el material cerámico traqueteará con la cubierta de acero dando lugar así a un fuerte ruido.