El robo de catalizadores se extiende como una plaga

Uno de los components de los vehículos que más robos sufren a día de hoy es el catalizador, un elemento ubicado justo antes del tubo de escape que tiene como objetivo disminuir la emisión de gases contaminantes al medio ambiente mediante un proceso llamado catálisis que convierte gases nocivos como hidrocarburos, óxidos de nitrógeno (Nox) y monóxidos de carbono (CO) en otros gases más neutrales.

Imagen representando conversión gases
¿Qué lo hace tan atractivo para los ladrones?

Por desgracia, algunos de los materiales con los que se fabrican los catalizadores son m etales que tienen gran valor en el mercado negro, entre ellos están el platino, el paladio y el rodio (indispensables para realizar la catálisis). Para hacerse cuentas, un gramo de platino, a pesar de que su valor se encuentre a la baja en los últimos años, roza los 40 euros, mientras que el rodio y el paladio también oscilan en unos valores parecidos.

Rodio. Uno de los metales que componen el catalizador

¿Qué valor alcanza un catalizador robado en el mercado negro?

Pues suele rondar unos 100 euros si asumimos que sea el platino por lo que se valora la pieza robada y que cada catalizador tenga aproximadamente una media de dos gramos de este metal entre sus materiales (la cantidad varía según la marca por lo que hay modelos más apetecibles para los cacos que otros como los PSA o el KIA Carnival). Sin embargo, para el ladrón el margen de beneficio será menor ya que seguramente tenga que actuar con algún intermediario y de estos 100 euros se lleve sólo una cantidad ínfima por lo que te harán una buena faena por muy poco dinero.

Conjunto de catalizadores

Un robo que provoca un buen dolor de cabeza

Como hemos dicho antes, el ladrón seguramente se lleve a casa tras revender la pieza muy poco dinero. Sin embargo, la faena se la hacen al usuario porque será el que tenga que realizar una gran inversión para reponer la pieza. Si has sido “afortunado” y ésta ha sido sustraída de manera limpia tendrás que pagar solamente por uno nuevo (existen casos en los que son robados mediante la fuerza bruta arrancándolo de cuajo tirando con otro vehículo y provocando males mayores). Si el coche está a todo riesgo, la compañía te financiará hasta el 80% del precio, sin embargo, algunas aseguradoras se lavarán las manos si la única pieza robada es el catalizador (picaresca made in Spain). También se podría dar el caso de que te cataloguen el incidente como siniestro y te veas obligado a recibir una indemnización que no te cubra la sustitución. Por otro lado, si tu coche es a terceros, olvídate de cualquier compensación por parte de tu seguro.

¿Qué opciones tenemos para reponerlo?

En el peor de los casos, nos tocará comprar un  catalizador nuevo o, como ocurre con los diésel, sustituirlo junto con el filtro de partículas FAP (en este caso mejor ni hablar de precios). Si somos afortunados y nuestro modelo es compatible, nuestro taller de confianza nos puede acoplar un  catalizador universal que no saldrá mucho más económico.

Redactor: Javier Villoldo